Nanotecnología en la industria: Desinfectantes

Los patógenos han representado siempre una amenaza para la salud de las personas, por el hecho de que no se pueden ver a simple vista. Fue hasta la invención del microscopio que los seres humanos nos enteramos de su existencia, pero aún no se les llamaba virus, bacterias, etc. De hecho, se les denominó por primera vez como "animálculos," y no fue hasta algunos siglos después que se comprobaría el efecto tan dañino que alguno de estos microorganismos pueden tener en el ser humano.

Para combatir a estos patógenos, se han inventado varios métodos químicos que los eliminan con una variada efectividad y que son utilizados en diferentes industrias como la alimentaria, cosméticos, entre otros. Sin embargo, muchas veces el sistema por el cual estos agentes químicos son liberados llegan a tener fuertes repercusiones medioambientales, dañando la flora y fauna del lugar donde son utilizados. Incluso aunque uno pudiera omitir los efectos medioambientales, estos métodos químicos no terminan por eliminar los patógenos de las superficies debido a la falta de control que uno tiene en la difusión de éstos.


En los últimos años, se han buscado nuevos métodos para combatir estos microorganismos de una manera más eficiente y con un menor impacto en el medio ambiente. Es aquí donde la nanotecnología puede jugar un rol muy importante. Un ejemplo de este fenómeno en la naturaleza lo podemos ver en las cigarras, ya que éstas tienen nanoestructuras en sus alas que les ayudan a eliminar a las bacterias dañinas. Con base en esto, diferentes mecanismos físicos se han propuesto como nanopicos, nanodardos, nanopilares, entre otros. Sin embargo, una gran desventaja de estos mecanismos físicos es que su rango de efecto es corto, y sólo pueden inhabilitar al patógeno si hacen contacto con él.


En México, tal vez más de uno de nosotros ha notado que, cuando se suben a su servicio de Uber, éstos tienen una etiqueta de "Unidad sanitizada con nanotecnología". La empresa Uber, en México, junto con Mesil (una firma dedicada a productos y soluciones de limpieza con nano y biotecnología) han trabajado en la sanitización de los automóviles. Estos desinfectantes utilizan nanopicos que se aplican a través de nebulizadores. Las partículas se adhieren a la superficie manteniendo el espacio protegido contra patógenos hasta por un máximo de 30 días.



Con la llegada del COVID-19, se demostró que nuestros sistemas desinfectantes no eran tan fuertes como creíamos, y muy probablemente ésta no sea la última pandemia a la cual la humanidad se enfrente. Por lo tanto, el desarrollo e implementación de nuevas tecnologías para combatir a los microorganismos que son dañinos para la salud humana están tomando cada vez más relevancia; abriendo paso para que la nanotecnología pueda tener un impacto significante en la vida de las personas.



51 visualizaciones0 comentarios